viernes, 22 de julio de 2011

Historia de los Mundiales: Argentina (1978)

Máximo Goleador: Mario Kempes (Argentina) 6 goles
Sedes: Rosario, Córdoba, Mendoza, Mar De Plata, Buenos Aires (3 estadios en la capital)
Número de partidos: 38
Número de goles (Media por partidos): 102 goles (2’68)
Número de espectadores (Media por partidos): 1.546.151 (40.688)
Participantes: 16 (África, 1) Túnez (Asia, 1) Irán (América, 4) Brasil, Perú, México y Argentina (Europa, 10) Austria, Escocia, España, Francia, Hungría, Italia, Holanda, Polonia, RFA y Suecia.

Final del campeonato: 25-Junio-1978. Estadio Monumental, Buenos Aires. Argentina 3-1 Holanda (1-0 al descanso, 1-1 en el tiempo reglamentario)

Numerosas selecciones debatieron si debían boicotear el torneo como protesta contra el régimen totalitario del General Videla, que había tomado el poder en 1976, y sus violaciones de los derechos humanos. Finalmente, todas las naciones que se habían clasificado para la Copa del Mundo viajaron a Argentina.

Argentina 1978
Selecciones ausentes y debutantes
No lograron clasificarse selecciones como Inglaterra (por segunda vez consecutiva), la U.R.S.S y Yugoslavia. Otros países con menos tradición futbolística, como Irán y Túnez, disfrutaban de su primera participación y Francia, después de doce años de ausencia, volvía.

La batalla de Belgrado de 1977
Los balcánicos se había convertido en nuestra particular 'bestia negra', aquel partido decisivo en el “pequeño Maracaná” de Belgrado, en 1977, es recordado por varios lances, como el mítico gol en semifallo de Rubén Cano, tras extraordinario servicio de Cardeñosa, o el botellazo lanzado desde la grada sobre Juanito al ser cambiado, después de haber hecho el gesto de la derrota al público, en un choque que estuvo dominado desde el primer instante por la violencia en el terreno de juego, reflejo del feroz ambiente bélico de la grada que acabó con Pirri lesionado y numerosas tanganas a lo largo de los 90 minutos.

Juanito en Belgrado, botellazo

Mascota y balón
Gauchito fue el nombre de la mascota: un niño con sombrero gaucho y camiseta albiceleste.
Adidas sacaba el balón que terminaría siendo muy popular, el 'Tango'.


Dada la situación política, se extremaron las medidas de seguridad, con militares poblando los estadios. A pesar de ello una bomba explosionó en el centro de prensa antes de la ceremonia inaugural, falleciendo un policía.

Tres estrellas que se quedan en casa
Cabe destacar la ausencia de tres figuras del fútbol; Maradona por inexperiencia (en palabras de Menotti), Cruyff -por decisión propia- y Beckenbauer -por decisión técnica-.

Primera fase: Cuatro grupos de cuatro equipos:

  • Se clasificaron Italia y Argentina en el primer grupo, Francia, ya con Platini en sus filas, quedó tercera. Lo que obligó a los anfitriones a trasladarse de Buenos Aires a Rosario para la siguiente fase. Como anécdota mencionar que en el Francia-Hungría por coincidencia de colores, los galos tuvieron que cambiar de camiseta, al no disponer de la segunda equipación, se les prestó una verdiblanca perteneciente al equipo del Kimberley (equipo local del Mar de Plata).
  • Polonia y la RFA se clasificaban en el segundo grupo, donde Túnez consiguió la primera victoria africana en la historia de los Mundiales al vencer a México por 3-1.

  • Austria y Brasil lo hacían por el tercero, dejando fuera a España que había perdido ante Austria (1-2), ganado a Suecia (1-0) y empatando frente a Brasil (0-0), Cardeñosa tuvo la clasificación con un disparo, sin portero, que fue repelido por un defensa.
  • En el cuarto grupo, Perú y Holanda pasaban de ronda, dejando sin opciones a Escocia por gol-average. A pesar de la victoria y el maravilloso gol de Gemmill frente a Holanda. Recordado, de una manera peculiar y con una metáfora sexual, en la película Trainspotting (1996).
    El extraordinario futbolista peruano Cubillas también dejaba, durante esta fase, otro gol antológico para la posteridad, de falta directa y con el exterior.
video

La albiceleste estaba compuesta por jugadores que militaban en la liga argentina -curiosamente ninguno de Boca Juniors-, a excepción de Kempes, quien estaba en las filas del Valencia. El delantero todavía no se había estrenado en el campeonato.

Los dorsales del equipo argentino fueron adjudicados de forma alfabética, teniendo Alonso el número 1 (mediocampista), Ardiles el 2, Fillol el 5 (portero) y Kempes el mítico 10. Pasarella era el capitán y Menotti el técnico de un conjunto obligado a ganar para dar una satisfacción al pueblo.

Segunda fase: Se formaron dos grupos clasificándose en el siguiente orden:

  • Grupo A, liderado por Holanda y seguido por Italia, la RFA y Austria.
  • Grupo B, comandado por Argentina, seguida por Brasil, Polonia y Perú.

Brasil venció a Polonia y dos horas después comenzaba el Argentina-Perú, la albiceleste necesitaba vencer por cuatro goles para pasar a la final. Para aumentar la suspicacias, el guardameta peruano, Quiroga, era un argentino nacionalizado. Por todo ello, existe la controversia de un posible amaño, Argentina venció (6-0).

Final: El partido empezó con polémica ya que el futbolista tulipán René fue obligado a quitarse la escayola que había llevado todo el campeonato, a instancia de Ardiles que advirtió al colegiado de tal circunstancia. Los holandeses amenazaron con abandonar el campo, como protesta.

Kempes adelantó a los anfitriones, pero Nanninga anotaba con un testarazo tras extraordinario centro desde la derecha. Apenas quedaban 8 minutos y el Monumental enmudecía para helarse posteriormente los corazones al ver cómo otro remate de los tulipanes milagrosamente golpeaba el poste en el último minuto.

Hubo que esperar a la prórroga para que la albiceleste, por mediación de Kempes y Bertoni, lograra su primer título con el público como espectador y principal aliado que sembraba un mar de papelitos y confetis cada partido que la selección anfitriona jugaba. El pueblo argentino por fin tenía una alegría. Los Países Bajos se quedaban de nuevo sin el título, como en 1974.


Clasificación final:
  1. Argentina
  2. Países Bajos
  3. Brasil
  4. Italia

lunes, 18 de julio de 2011

Johan Cruyff, el rebelde '14' de la 'naranja mecánica'

Hendrik Johannes Cruijff, conocido en el mundo como Johan Cruyff, nació en Ámsterdam el 25 de abril de 1947. Los Cruiff eran una familia humilde dedicada al negocio de las frutas y verduras. Gracias a su madre, que trabajaba como limpiadora en el club, fue escogido para formar parte de las categorías inferiores del Ajax.

Cuando murió su padre, julio 1959, tuvieron que vender la tienda, y Johan debió ayudar en la economía familiar, trabajando junto al cuidador del campo del Ajax, que se había convertido en una figura paternal.
A los 16 años debutaba en el primer equipo, anotando un gol en su estreno.

Nace el mito del número '14'
A finales de la década de los 60 conoció a Danny Coster, hija de un empresario holandés, con la que se casó. Tuvieron tres hijos: Chantal, Fusila y Johan Jordi (quien siguió sus pasos como jugador profesional).

En el plano profesional, los títulos de Liga se acumulaban en las vitrinas del equipo de Ámsterdam, y los éxitos individuales iban creciendo. Un periodo prolongado de reposo, tras una lesión, le impidió volver a la cancha con su habitual '9' a la espalda, saltando al campo con el '14'. Al día siguiente la crítica deportiva aplaudió su regreso aunque fuera con un número tan impropio y extraño. Debido a que su relación con la prensa de los Países Bajos no eran óptimas, decidió como respuesta llevar el '14' en todos sus futuros compromisos.

La rebeldía como sello de identidad
Si hay que definir a esta leyenda del fútbol, los adjetivos serían: la velocidad, la elegancia, el estilo, el carácter ganador, la personalidad como futbolista, la técnica, su capacidad como ambidiestro de ser imprevisible y su rebeldía.

La indomabilidad y el sello de llevar la contraria contra el orden establecido le hizo llevar una camiseta con dos rayas, propias de la marca Puma, en vez de las tres que vestían, distintivo histórico de Adidas, el resto de sus compañeros de selección en el Mundial de 1974.

A la siguiente Copa del Mundo, celebrada en Argentina, Cruyff no acudió por motivos políticos, los mismos que le habían llevado a llamar a su hijo con el nombre de Jordi, en catalán. Como el hecho de rechazar el acuerdo al que había llegado el Ajax con el Real Madrid para enrolarse en el club blanco. Frente a esto, el 22 de agosto de 1974, Johan fichaba por el Fútbol Club Barcelona, donde llegó como un ídolo de masas, convirtiéndose en un emblema del conjunto catalán cuando en su primera temporada daba al cuadro azulgrana una Liga tras 14 años de sequía.

Cruyff, 14 Holanda

Abandona España para participar en el 'show' del 'soccer'
Debido a problemas con la junta directiva culé dejó el club, tras cuatro temporadas, y probó suerte en la reciente liga de Estados Unidos (donde el deporte es conocido como soccer), que en aquella época tenía estrellas como Pelé o Beckenbauer.

En 1981 regresó a Europa, sorprendentemente de la mano del Levante, equipo en el que estuvo media temporada antes de fichar con 34 años, de nuevo por el Ajax, en el que estuvo dos campañas más. En uno de los encuentros, Johan dejó otra imagen para la historia del fútbol al ejecutar un penalti como un lanzamiento indirecto.

video

Deja en el Feyenoord sus últimas gotas de calidad
En la última temporada se peleó con el presidente, quien aseguró que Cruyff estaba acabado para el fútbol. Johan para demostrar que estaba equivocado fichó por el Feyenoord, el máximo rival del Ajax. En el conjunto de Rotterdam, con 36 años, volvió a mostrar su gran juego, alzando la Liga y la Copa.

El salto a los banquillos
Ese mismo año, 1984, Johan se retiró como jugador profesional. Posteriormente se haría cargo de la secretaría técnica del Ajax, y más tarde entrenador del equipo (entre 1985 y 1988). En ese periodo logró una Recopa y dos Copas de Países Bajos. También dirigió al FC Barcelona entre 1988 y 1996 donde disfrutó de uno de los mejores ciclos del club, y logrando importantes triunfos: la primera Copa de Europa del equipo culé, 4 Ligas Españolas, una Recopa, una Copa del Rey, 3 Supercopas de España y una Supercopa de Europa.

En 2010 fue nombrado Presidente de Honor del F.C. Barcelona y es Seleccionador de Cataluña desde 2009.
Cruyff Ajax

Los números de una leyenda del fútbol
El palmarés de Johan, como futbolista, se resume en 9 Eredivisie, 6 Copas de los Países Bajos, 1 Liga, 1 Copa del Rey, 3 Copas de Europa, una Copa Intercontinental y una Supercopa de Europa.

Con la selección de los Países Bajos disputó 48 partidos e hizo 35 goles. Fue la gran estrella del Mundial de Alemania Federal de 74, donde su selección -conocida como "La Naranja Mecánica"- fue subcampeona. En lo individual, obtuvo tres veces -en los años 1971, 1972 y 1974- el Balón de Oro que otorga la revista France Football.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...