domingo, 22 de noviembre de 2015

El primer Clásico de la historia entre Madrid y Barcelona

La popularidad y repercusión de un partido entre Real Madrid y Barcelona, como el que se juega esta tarde, hace tiempo que ha superado las fronteras españolas, pasando de ser un espectáculo de atractivo internacional a la cita futbolística más relevante a nivel de clubes –llegando a más de 500 millones de espectadores en todo el planeta-. Un duelo que arrancó en un sorprendente escenario.

Hipódromo Castellana, Madrid, Copa Coronación,

Los festejos organizados en 1902 en torno a la mayoría de edad de Alfonso XIII, dieciséis años, contaron con una serie de eventos deportivos, muy de gusto del monarca, entre los que se encontraba un novedoso deporte de pelota importado desde Inglaterra, denominado ‘foot-ball’, y que había causado mucho furor entre la aristocracia de la capital, extrañada y a la vez atraída por ese peculiar ‘sport’ de pelota.

La ciudad de Madrid, a petición de Carlos Padrós, quien sería luego presidente del Madrid, junto a la ayuda del alcalde Alberto Aguilera y el Club de Polo, acogió en mayo de 1902 un torneo de exhibición de fútbol denominado como ‘Copa Coronación’, el cual sirvió de germen para el futuro torneo de Copa de España que vería la luz al siguiente año, en 1903, en el mismo recinto.

Alfonso XIII y María Cristina Regente (1898), Luis Álvarez Catalá
Alfonso XIII y María Cristina Regente (1898). Luis Álvarez Catalá
La Copa Coronación de 1902
Cinco fueron las sociedades que disputaron este campeonato en honor al joven monarca.
  • F.B.C. Barcelona
  • Club Español Foot-ball de Barcelona
  • Vizcaya, combinado procedente de tierras vascas de las instituciones Bilbao Football Club y Athletic Club, que contaban con Astorquía como referente y que terminaron siendo los vencedores de este torneo.
  • New F.B.C de Madrid, denominado antiguamente como Sky, con sede en la ronda de Vallecas
  • Madrid F.B.Club.
Otro de los invitados, el Universitari de Barcelona, rehusó la invitación por tener a la gran parte de su escuadra inmersa en época de exámenes.

Precisamente, el New F.C. sería absorbido posteriormente por el Madrid F.C., quien a pesar de sus pocos meses de vida, había sido fundado el 6 de marzo de 1902, ya mostraba un crecimiento demoledor en una ciudad donde convivían muchos equipos hoy desaparecidos como el Club Español de Madrid, Moncloa, Real Sociedad Gimnástica, quienes fueron siendo eclipsados ante la irrupción de los blancos y un año más tarde, 1903, del Atlético de Madrid. 

El hipódromo de los Altos de la Castellana, transformado por la II República (1931-36) en lo que hoy en día se conoce como Nuevos Ministerios, y muy cerca de la actual ubicación del Santiago Bernabéu, fue la sede del torneo de Copa que en sus semifinales tuvo un duelo entre el F.C. Barcelona y el Madrid F.C., a quien la condición Real le llegaría en 1920 de manos del propio Alfonso XIII.

Santiago Bernabéu, Madrid, Real Madrid,
Santiago Bernabéu
Aquel 13 de mayo de 1902, en un día tan poco propicio como un martes y ante nada menos que unos 2000 espectadores, fue la fecha en la que se disputó el primer duelo entre los dos grandes archirrivales del deporte nacional.

Las crónicas del primer Madrid - Barcelona

Los periódicos de la época lo recogieron del siguiente modo.
El ‘Heraldo de Madrid’, publicación recientemente rescatada, plasmó en su edición nocturna de 13 de mayo la siguiente crónica:

"A segunda hora lucharon el Barcelona y el Madrid, despertando verdadero interés este partido por el ahínco y deseos de quedar en buen lugar el de Madrid, que á pesar del brillante juego de sus contrarios logró hacerles en tanto, preciosamente llevado, y tres tantos que ganó el Barcelona, uno de ellos de mérito. Deben estar satisfechos los jugadores del Madrid Foolball, pues una derrota de la índole de la de esta mañana supone una victoria, atendiendo que midieron sus fuerzas con los campeones del Barcelona, luchadores antiguos, acostumbrados a esta clase de matchs, mientras que los del Madrid es la primera vez que han medido sus fuerzas con un tren de otra Sociedad". 

"Auguramos un brillante porvenir á esta Sociedad, compuesta de entusiastas jóvenes que han Inspirado las mayores simparlas entre el numeroso y escogido público que ha acudido fi ésta primera sesión. Los jugadores del Club Madrid vestían blusa y pantalón blancos, un distintivo en el pecho y una cinta encarnada al brazo; el Vizcaya, blusa y pantalón blancos, y el Barcelona, blusa azul y encarnada. Mañana y pasado, de nueve á doce, se verificarán en al Hipódromo el segundo y tercer concursos".

Ejemplar del 'Heraldo de Madrid' del día 13 de mayo de 1902, Fuente: BNE

'La correspondencia de España' escribía el 14 de mayo de 1902:

"CONCURSO DE FOOT-BALL Brillantísima ha resultado la primera prueba de este concurso, verificada esta mañana en el Hipódromo. Para tomar parte en el concurso se han inscrito cinco teams pertenecientes s á las sociedades Madrid Fool-Ball club, News Foot-Ball Club, el Vizcaya, de Bilbao, y los titulados Barcelona y Español, ambos de la ciudad condal. El Madrid polo Club ha cedido generosamente un de sus pistas del Hipódromo, para e1 concurso. Esta mañana, en toda la circunferencia de la pista se veía triple fila las sillas completamente llenas de público, entre el que predominaban las señoras en número considerable. en el resto de la peluse veíanse también carruajes y caballos de todos los spottsmen más conocidos en Madrid".
Barcelona, escudos,
El 'Imparcial' publicaba también al día siguiente:
"Este partido, desde el principio estuvo muy reñido, defendiéndose muy bien los madrileños contra los de Barcelona, que desde el primer momento se observó les llevaban considerable ventaja en facultades físicas y en experiencia del juego".

El 'Liberal' relataba el enfrentamiento de este modo, conservando los anglicismos de este nuevo deporte que había desembarcado desde Gran Bretaña a la península por Huelva y el País Vasco:

"El segundo partido se los disputaron el Madrid Foot-Ball Club y el Foot-Ball Club, de Barcelona. Perdieron los madrileños, haciendo un tanto, mientras que alcanzaron tres sus contrarios. Jugaron muy bien los madrileños; pero con la desventaja de ser casi todos gente nueva en este vigoroso “sport”. Sin embargo, llamó la atención por su fuerza, agilidad y sangre fría Mr. Thomson, que forma parte del Club de Madrid".

Heraldo del Sport

Real Madrid, Madrid C.F., escudos,“Empieza el partido con gran empuje por ambas partes, y después de un córner por cada bando, logra el señor Steinberg, del Barcelona, marcar un tanto. Siguen doscórners al Madrid, y después de dominar el juego un gran rato el Barcelona, se rehacen los del Madrid y termina la primera parte del partido. En la segunda, el Barcelona, llevando la pelota con gran maestría, consigue acercarse a la meta del Madrid, pero los de éste los rechaza con gran energía, volviendo los del Barcelona a dominar, y consiguiendo hacer un segundo tanto. Vuelve el Madrid con nuevos bríos a acercarse a la meta del Barcelona, gracias a una rápida carrera de Giralt (J.), quien al recibir una tremenda carga del guardameta, consiguió pasar la pelota a Johnson, del Madrid, que marcó un soberbio tanto. Por haber dado una mano Spottorno dentro de la línea de los once metros, sufre el Madrid un puntapié de castigo, en el que el Barcelona marcó un tanto. Siguiendo doscórners al Madrid, termina el partido, por haber pasado el tiempo reglamentario con tres tantos el Barcelona por uno el Madrid. 

"Fue el partido más reñido; y el público aplaudió con entusiasmo la notable labor de los jugadores, y especialmente a los del Madrid, que jugaban como no se podía esperar del poco tiempo que llevan jugando y de la poca edad de la mayoría de ellos”.

Las alineaciones
Por el Madrid FC: Sevilla, Molera, M. Giralt, Góngora, Spottorno, Palacios, Johnson, J. Giralt, Neyra, A. Giralt y Celada.

Por el FC Barcelona jugaron Puelles, Llovet, Witty, Terradas, Mayer, Valdés, Parsons, Gamper, Morris, Steinberg y Albéniz.

El juez del encuentro fue uno de los integrantes del plantel del Vizcaya: Luis Arana.

Los dos ‘teams’ presentaron a la contienda numerosos reservas, que en muchos casos superaban la treintena de futbolistas.

El resultado 
El Barcelona se impuso al Madrid por 1-3. El tanto de los merengues fue obra del británico Arthur Johnson, único extranjero que aportó el conjunto madrileño y más tarde entrenador madridista, mientras que los azulgranas contaron con dianas de Witty-Meyer, del alemán Udo Steinberg –aunque algunas fuentes dan a al germano como bigoleador–, quien también ejercería un relevante papel como redactor para el Mundo Deportivo, y el suizo Hans Gamper, dentro de un plantel formado hasta por seis foráneos.


Hans Gamper, además de delantero y capitán de los culés, había sido el fundador del club en 1899, también lo había sido del Zúrich, y se convertiría posteriormente en presidente del Barcelona. Gamper no era el único máximo mandatario o referente institucional que disputó aquel partido, Julián Palacios, en el lado blanco, poseedor de una imprenta, responsable de confeccionar las primeras reglas del balompié y considerado de manera oficiosa como el primer dirigente del Madrid, antes de que llegaran los hermanos Padrós, Juan y Carlos.

Estos dos apasionados del fútbol, Gamper y Palacios, contribuyeron, sin saberlo, a construir dos entidades futbolísticas que no solo han dominado la Liga española, que nacería en 1929 y que tendría el primer duelo en aquella temporada de estreno en Les Corts, sino que han logrado extender su dominio por el viejo continente como dos de los grandes equipos de Europa. y que tuvieron a un hipódromo como el insospechado primer testigo de sus legendarios enfrentamientos.

sábado, 7 de noviembre de 2015

El 'Paraíso Perdido' de Nick Holmes y Greg Mackintosh

Pocos grupos musicales pueden presumir de la inagotable capacidad de producir discos como la que tiene Paradise Lost. El grupo británico, fundado en 1988, no ha dejado de brotar música desde su estreno en 1990 para firmar catorce álbumes de estudio en apenas un cuarto de siglo.

La prolífica carrera de los de Yorkshire siempre ha ido acompañada de una extraordinaria actitud camaleónica, reinventándose en cada nuevo trabajo, ofreciendo un nuevo punto de vista, como un dodecaedro formado por multitud de caras y una misma base.

Paradise Lost, discografía, discography,

Paradise Lost, el cual toma nombre del relato del siglo XVII escrito por John Milton, coincide con el poema en la temática religiosa y un tono épico que en manos del dúo compositor formado por Nick Holmes -cantante- y Greg Mackintosh -guitarra principal y teclados- se hace más tenebroso.

Esta formación de culto, que curiosamente nunca ha llegado a calar profundamente en Inglaterra, ha creado escuela y adeptos con cada paso, aunque no los suficientes para la gran repercusión que han tenido. Son pioneros en varios estilos musicales como el doom metal, un subgénero del heavy metal al que se le otorga una atmósfera más tranquila, y de esa fusión tan personal del gótico con el metal, donde los violines o los teclados pasan de ser un envoltorio a liderar algunas de las composiciones.


Paradise Lost, 6 de noviembre en la Sala Arena de Madrid

Con un leve retraso, respecto al horario previsto, salió el quinteto de las sombras de la Sala Arena para extender la oscuridad que alberga su último disco, cuyo protagonismo destacó sobre el resto de trabajos.

Era lógico. Los británicos presentaban 'The Plague Within' y sobre él construyeron un recorrido que a veces sufría salpicaduras de otros discos anteriores del combo. Arrancaron con No Hope in Sight, un tema con mucha pegada que exige varios cambios en la gargante de Holmes, pasando de insinuar a desgañitarse con voz gutural.

Inicio del concierto de Paradise Lost
Posted by Memorias de una cinta VHS on Viernes, 6 de noviembre de 2015


Widow fue el primer guiño al pasado, a ese momento en el que el grupo coqueteaba con el death metal antes de decantarse por la innovación. Un CD muy acorde al actual, donde se ha profundizado en los raíces para ofrecer una estructura muy densa y pesada, con una batería tremendamente atronadora y dominante, con alguna concesión a la melodía pero endureciendo en líneas generales la oferta musical.


Los teclados de Erased, Praise Lamented Shade y Enchantment significaron la primera tregua con esa ambientación más gótica, pausada pero a la vez potente, lo suficiente para seguir manteniendo la atención de un público participativo que parecía haber contagiado a un irreconocible Holmes, quien incluso bromeaba con las primeras filas del abarrotado recinto madrileño.

Antes de que llegara el necesario descanso, As I Die y Requiem hacían de perfecto puente entre los inicios de la formación, la confirmación y su madurez compositiva, una de las claves del éxito de PL.

El arranque épico de Return To The Sun fue el mejor pretexto para encarar la recta final con otro corte más de este último álbum, flanqueando a dos de los mejores himnos de Paradise Lost, dentro de la extensa colección que atesoran y que desgraciadamente muchos de ellos quedaron olvidados en sus maletas.


Faith Divides Us - Death Unites Us sonó deliciosa, creando ese sonido a la vez grandioso y sugerente que An Eternity Of Lies continuó para rescatar, por último, el clásico Say Just Words, el que demuestra la sobresaliente creatividad de un quinteto de lujo que ha instalado su paraíso en la tierra y al que la versatilidad no le pierde. Amén.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...