martes, 23 de junio de 2015

KISS: El mayor espectáculo del rock aterriza en Madrid

Hablar de rock es sin duda hablar de KISS. Un cuarteto que ha basado su apuesta en temas con grandes melodías a los que añadían una imagen llamativa y una estudiada coreografía que ha marcado siempre tendencia.

El bajista Gene Simmons y el guitarrista Paul Stanley crearon en 1973, en Nueva York, no solo una de las formaciones más longevas de la música contemporánea sino una de las bandas más icónicas de la historia.


Peter Criss y Ace Frehley completaron el cuadrado mágico con el que KISS conformó una primera etapa repleta de fracasos comerciales que luego pasaron a ser éxitos de ventas, escándalos que poco a poco fueron suavizándose y del característico maquillaje del que posteriormente renegaron para recuperarlo del cajón de los olvidos.

KISS afronta ahora con la misma vitalidad de siempre su cuarta década de vida en la que han influenciado a numerosos espectadores que se convirtieron en artistas y plasmaron más tarde bien la estética, su estilo, la teatralidad sobre los escenarios o su manera de comprender la música. Una alineación tan heterogénea donde cabrían Lady Gaga, Alice Cooper, Marilyn Manson, Nine Inch Nails, Rob Zombie, Slipknot, Rammstein, Iron Maiden, W.A.S.P., Turbonegro...

KISS en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid, 22 de junio de 2015

The Dead Daisies fueron los responsables de telonear a KISS. Una joven banda, de apenas tres años de existencia, formada por veteranos miembros provenientes de grupos de prestigio como Mötley Crüe, Guns N' Roses, Ozzy Osbourne o Whitesnake. Esta experiencia sobre las tablas se notó desde los primeros acordes, en una actuación técnicamente notable y que logró su cometido bajo un sonido muy ochentero, aunque algo carente de alma.

Cualquier enamorado de la música, y del rock en particular, debe al menos asistir a un concierto de KISS. Una parada obligatoria donde la melodía de los instrumentos y la escenografía se estrechan de manera íntima, casi fundiéndose.

A las 21:30h asomaron por los monitores los rostros pintados de Gene Simmons, Paul Stanley, Eric Singer y Tommy Thayer, el último en entrar, rejuveneciendo un plantel de sexagenarios que se han vuelto eternos con el paso de las giras.

Palacio Deportes Madrid, KISS, 40th Anniversary,

Un abarrotado Palacio de los Deportes, con público de todas las edades y estilos -desde niños emulando a leyendas del metal a adultos jugando a ser niños-, dio la bienvenida al tour de 40º aniversario. Una nueva oportunidad que ofrecen los neoyorquinos de repasar su discografía, en un recorrido que comenzó con su célebre Detroit Rock City y al que siguió Deuce. Dos clásicos para abrir boca en este esperado concierto.

Y es que la noche iba de los clásicos himnos y los viejos trucos de artificio, recordando que KISS es una marca propia dentro del hard rock, un sello de calidad que es sinónimo de espectáculo de primera categoría.


Paul Stanley hizo gala de su habitual dosis de maestro de ceremonias con el objetivo de intensificar la complicidad con los seguidores más acérrimos y buscando la sorpresa en los menos habituales, gracias a esa extraordinaria puesta en escena, aparentemente improvisada, pero siempre bien calculada.

Las llamaradas saliendo de la guitarra, el kit de batería elevándose contra de las leyes de la naturaleza y la monstruosa transformación de Gene Simmons -con baño de sangre incluido y consiguiente ascensión a los cielos-  fueron parte de esos números circenses que siguen gustando como el primer día.

KISS, 40th Anniversary, Madrid,

Love Gun y Black Diamond cerraron de manera colosal el primer tramo de actuación, con Simmons casi susurrando la letra de dos temas que también llevaban su dosis de parafernalia, cuando el chico estrella hizo honor a su nombre para desplazarse como una centella, a través de una tirolina, desde el escenario principal a una base situada casi al final de la pista, levitando sobre su ejército de fans.

KISS, 40th Anniversary, Madrid,

Los atronadores aplausos se amontonaron para dar paso, casi sin descanso, al último bloque del día, con tres de los temas más exitosos del combo estadounidense: Shout It Out Loud, I Was Made For Lovin' You y Rock And Roll All Nite. Cerrando de esta modo una gira que resume todos los éxitos de los KISS a lo largo de estos años, tanto musicales como del concepto de show, dos elementos donde estos 'caballeros siderales' continúan siendo una referencia para todos.

9 comentarios:

  1. Hace falta Rock and Roll...

    Es impresionante, 40 años con este ritmo de vida y aún con tanta fuerza... Han sobrevivido al Hard, Metal, Disco, vuelta a todos... y siguen. Nada, a por la gira de 50º aniversario.

    ¡Gran crónica, BTW!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, por tener la entrada para ir a verlos. :-)

      Eliminar
  2. Genial esta entrada músical.
    Grupo llamativo.
    Rock, música, teatralidad, luces, cantantes maquillados... y además el amigo Paul tirándose por la tirolina.
    ¡Todo un espectáculo!
    Dejo mi nuevo blog.

    ÉRASE UN HOMBRE A UN MÓVIL PEGADO
    http://eraseunhombre.blogspot.com.es/
    Un saludo para todos y FELIZ VERANO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tenías que haber estado!

      Sí, ya he empezado a seguir el blog a través de Facebook. Te iré leyendo.

      Eliminar
  3. Es un grupo que nunca me ha enamorado, ni si quiera me ha atraído salvo temas sueltos como Rock City o Reason to Live. Pero reconozco que en cuanto a show, son lo más junto a AC/DC. Banda con la que me pasa exactamente lo mismo. Son dos bandas legendarias del Rock, pero no me entusiasman demasidado. Pero me alegro muchísimo que disfrutaras del concierto. A los AC/DC precisamente les vi porque junto a KISS y otras bandas como los Rolling, son de esos grupos que tienes que ver en directo aunque sea al menos una vez en la vida.

    Ahora que estoy de vacaciones prometo aparecer más por tu blog. Porque, sin que suene a peloteo barato, es, de entre todos los que tengo en favoritos, de los mejores ;)

    ¡Un abrazo tocayo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Muchas gracias, tocayo.

      Coincido también contigo, no solo en el nombre, que con AC/DC me pasa lo mismo que a ti. No me entusiasman, pero me apuntaría de cabeza a un concierto suyo por apreciar el espectáculo.

      Eliminar
  4. Qué razón tan grande eso de que 'Cualquier enamorado del rock debe al menos asistir a un concierto de KISS' Yo me quedé con muchas ganas de asistir a este, pero por suerte los pude ver la anterior vez que vinieron en Madrid.

    ¡Envidia me das!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La anterior fue la primera vez que los vi. Je, je. Yo estuve aquella vez por la zona de pista.

      Eliminar
    2. Y yo, of course. Solo que muy atrás XD

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...