jueves, 26 de mayo de 2011

El encuentro de 1973 en el que Chile no tuvo rival

La fase de clasificación del Mundial de Alemania Federal de 1974 estuvo marcada por un controvertido partido entre Chile y la Unión Soviética que ha pasado a la historia del fútbol por su singularidad y resolución.

Condenados a jugar la repesca
La U.R.S.S. había terminado como líder del grupo 9 de los preliminares europeos por delante de Francia y la República de Irlanda. Al tener peores números que otros campeones de grupo tenía que jugar la repesca.

Chile, por su lado, sólo tuvo que enfrentarse a Perú a doble partido, dada la retirada de Venezuela del torneo, en un grupo de dos integrantes que no tenía acceso directo a la Copa del Mundo. Los triunfos de cada uno de los combinaron forzaron a un encuentro de desempate que se resolvió en terreno neutral, Montevideo, con triunfo de ‘la roja’ por 2-1 sobre los peruanos.

El duelo entre Chile y la U.R.S.S. se convertía en el único enfrentamiento de repesca entre un representante de la UEFA (Europa) y otro de la CONMEBOL (Sudamérica) para decidir el último billete para el Mundial de 1974.


La eliminatoria de repesca ante la U.R.S.S.
El 26 de septiembre de 1973, se disputó en Moscú el partido de ida con empate a cero. Un duelo aguerrido con una colosal actuación de la dupla defensiva formada por Alberto Quintano y Elías Figueroa, considerado como el mejor futbolista chileno de todos los tiempos; un elegante zaguero con grandes dotes de mando.

Para el 21 de noviembre de 1973 estaba prevista la celebración del encuentro de vuelta en el Estadio Nacional de Santiago de Chile. La U.R.S.S. se negó pisar ese terreno de juego. El motivo de la queja soviética era que el estadio Nacional había servido  como centro de interrogatorios, detenciones y torturas a la dictadura de Augusto Pinochet -quien había derrocado el 11 de septiembre de 1973 con un golpe de Estado al presidente socialista Salvador Allende; atrocidades que la FIFA negaba tras su última visita a la capital en los días previos a la eliminatoria.

Estadio Nacional de Santiago

La negativa soviética a jugar en Chile
La selección soviética, aún estando en el continente americano disputando amistosos, rehusó jugar en Santiago, pidiendo que el partido se celebrara en un país neutral como Argentina o Perú. Petición denegada.

La decisión de la U.R.S.S. recibió el respaldo inmediato de algunos países del Eje comunista, en especial por Alemania Oriental que ya estaba clasificada y amenazaba con no presentarse al evento mundialista. No así Polonia, que desde un principio manifestó su intención de acudir a Alemania Occidental.

Con las relaciones diplomáticas rotas entre ambos países y las noticias contradictorias que cruzaban el charco, Chile exigió una indemnización de 300.000 $ si no se presentaban, por no poder poner a la venta entradas y por los gastos de la preparación del choque.

La tarde más triste del fútbol
La U.R.S.S. cumplió su amenaza y no compareció, por lo que Chile saltó al estadio sin rival y con unas gradas semivacías, en un extraño sucedáneo de partido donde pusieron el balón en juego y el centrocampista Francisco Valdés, icono de Colo-Colo y de la selección, anotó simbólicamente en un marco vacío. Curiosamente, un club al que siempre se vinculó cerca del general Pinochet.

El partido fue dado como victoria de la ‘Roja’ por 2-0, al no presentarse el rival, en un encuentro que los rotativos chilenos calificaron como “la tarde más triste del fútbol”.

video

Carlos Caszely, el incómodo socialista
Chile disputó aquel Mundial de 1974 con un estado anímico decaído por la situación político-social del país. Los futbolistas, lejos de permanecer al margen, tomaron partido en aquella época. Uno de los más activos fue Carlos Caszely, socialista confeso y futbolista por aquel entonces del Levante, quien se negó a dar la mano a Pinochet antes de la marcha de la 'Roja' a la Alemania Federal.

El extraordinario delantero Caszely entraba en la historia de los Mundiales al ser el primer jugador en ser expulsado por tarjeta roja en una Copa del Mundo. Hasta entonces, los árbitros podían sancionar y pedir que abandonaran el terreno de juego, pero sin mostrar cartulinas. El colegiado de aquel Chile - R.F.A. era curiosamente Dogan Babacan, indiscutible protagonista del Celtic - Atlético de Madrid de semifinales de Copa de Europa de 1974.

La desastrosa participación de la 'roja'
Chile cayó en la primera fase con un pobre papel. La ‘roja’ cosechó una derrota ante Alemania Federal y sendos empates ante Alemania Democrática y frente a Australia. Contra los oceánicos en un partido anodino e insulso, celebrado en Berlín, terminó con empate sin goles y una reivindicación dirigida por un grupo de espectadores chilenos que saltaron al césped con una bandera gigantesca para concienciar a la FIFA de la situación que vivía el país andino desde la llegada de Pinochet.

Chile 1974

El fútbol servía de megáfono para que los chilenos expatriados pudieran expresar su disconformidad con el golpe de estado sufrido, aunque el resto del mundo pareciera hacer oídos sordos a esa hermosa esquina del continente americano.

domingo, 22 de mayo de 2011

Historia de los Mundiales: R.F.A. (1974)

Máximo goleador: Lato (Polonia), 7 goles.
Sedes: Hamburgo, Hannover, Berlín, Gelsenkirchen, Dortmund, Dusseldorf, Munich, Frankfurt y Stuttgart  
Número de espectadores (Media por partidos): 1.768.152 (46.530)
Número de goles (Media por partidos): 97 goles (2’55)
Número de partidos: 38
Participantes: 16
(América, 5) Haití, Argentina, Brasil, Chile y Uruguay
(África, 1) Zaire y (Oceanía, 1) Australia
(Europa, 9) Bulgaria, Escocia, Italia, Holanda, Polonia, RFA, RDA, Suecia y Yugoslavia.
Final: 7-Julio-1974. Olímpico (Munich) R.F.A. 2-1 Holanda (2-1 al descanso)

Los tres títulos de Brasil (1958, 1962 y 1970) le adjudicaron definitivamente la propiedad del trofeo Jules Rimet, hasta que fue robada de la Confederación brasileña en 1983.

Para confeccionar una nueva copa, se convocó un concurso con 53 proyectos presentados. El ganador fue el italiano Gazzaniga quien diseño un galardón en oro de 18 quilates con 36 cm de altura y un peso de 5 kilos. El nuevo trofeo pertenece a la FIFA, por lo que ningún país lo puede tener en propiedad.

Copa del Mundo, FIFA
Trofeo de la FIFA, desde 1974. Foto subida a wikipedia por Roberto

El Mundial nace de las cenizas del fuego olímpico
En el congreso de Tokio de 1964 se decidió que la R.F.A. acogiera el Mundial, parte de la infraestructura fue aprovechada de los JJ.OO que se celebraron en Múnich en 1972. Se incrementaron las medidas de seguridad debido a que durante el certamen olímpico un comando terrorista palestino llamado "Septiembre Negro", secuestró y asesinó a 11 atletas de Israel. Spielberg lo relata en su película Munich.

Se utilizaron como imagen dos mascotas (Tip y Tap) y el balón era una versión del Telstar, utilizada en 1970, adaptada a la lluvia con materiales impermeables.

Logo Alemania Federal 1974

La primera tarjeta roja del mundial
Fue el Mundial con más tarjetas: 79 amarillas y 5 rojas. El chileno Caszely fue el primer jugador en ser expulsado de una Copa del Mundo tras ver la cartulina roja, durante el enfrentamiento entre Chile y los anfitriones. El colegiado que lo envió a la caseta era el turco Babacan, famoso durante esa misma temporada tras haber expulsado a tres jugadores del Atlético de Madrid en Glasgow, frente al Celtic, en el choque de ida correspondiente a las semifinales de Copa de Europa.

Otra de las novedades de este campeonato de 1974 fue que los jugadores lucían el número en el pantalón.

Ausencias notables
Inglaterra no se clasificó, ya que fue parada por Tomaszewski (más tarde militaría en el Hércules), en una actuación memorable del portero polaco en Wembley, con la anécdota de llevar unos guantes de pintor, y que terminó suponiendo la clasificación (1-1, a Polonia le valía el empate). Se trataba de la época dorada del balompié polaco que se había iniciado bajo el brillo del oro de los JJ.OO de Munich'72 y los destellos de un veloz y magistral jugador, Grzegorz Lato.

La U.R.S.S. tampoco acudió ya que se negó a jugar contra Chile en el estadio donde Pinochet había utilizado como centro de torturas. Chile saltó al campo sin rival y marcaron un gol simbólico que les daba el pase al Mundial.

España fue eliminada por uno de sus habituales verdugos, Yugoslavia, en el partido de desempate celebrado en Frankfurt (0-1). El gol a bocajarro materializado por Katalinski ante Iribar ha sido el último, hasta ahora, que ha impedido a los españoles acudir a un Mundial.

Primera fase: En el mismo grupo quedaron encuadrados la R.F.A. y la R.D.A.. En el partido que enfrentó a ambos, celebrado en Hamburgo, la RDA ganó a la RFA 1-0 (gol de Sparwasser). Desde el otro lado del muro esta victoria sirvió como propaganda política ensalzando al equipo amateur comunista frente al profesionalismo del capitalismo. Paradójicamente, la derrota le vino bien a la Alemania Federal ya que le llevó a un grupo más fácil como segunda clasificada.

Yugoslavia y Brasil se clasificaban en el grupo B, con la anécdota de Mwepu Ilunga. Mientras Brasil se disponía a lanzar un tiro libre a 22 metros de la portería de Zaire, el jugador Ilunga, salió corriendo desde la barrera defensiva para golpear el balón en dirección contraria. Se ganó una tarjeta amarilla por esta sorprendente acción.

En este grupo, Escocia se fue a casa tras permanecer invicto. Es considerada como la mejor actuación de los escoceses en un Mundial, los cuales contaban con un notable elenco de futuras leyendas del deporte como Johnstone, Dalglish, Bremner, Lorimer, Joe Jordan y Denis Law.

Holanda y Suecia pasaban de ronda en el grupo C y Polonia y Argentina en el cuarto.
Ernest Joseph de Haití fue también protagonista en esta ronda por ser el primer jugador en dar positivo en un control antidopaje.

Las selecciones de Haiti y Zaire pusieron la nota exótica de esta Copa, aunque ambos demostraron estar futbolísticamente lejos del nivel exigido, como lo demuestra el hecho de que ambos conjuntos encajaran 14 goles en los 3 partidos que disputaron. Al menos Haití podía presumir de despedirse del Mundial con dos goles, uno ante Argentina y otro frente a Italia, que causó un bochorno en el país transalpino similar al vivido en 1966 frente a Corea del Norte y que rompió el récord de imbatibilidad de Dino Zoff, el cual se quedó en 1.143 minutos. El haitiano Emmanuel Sanon fue el responsable de cortar la racha.

Segunda fase: Con los ocho equipos clasificados se formaron dos grupos:
  • Grupo A (Holanda, Brasil, RDA y Argentina) donde el “Fútbol Total” holandés liderado por el “14 naranja”, Cruyff  -la selección tulipán -utiliza ese color por la Casa Real Orange-Nassau- se imponía en un grupo complicado: venciendo a Brasil (2-0), a la R.D.A. (2-0) y a Argentina (4-0).
  • En el grupo B (RFA, Polonia, Suecia y Yugoslavia) quedaron en este orden clasificadas. El choque entre la RFA y Polonia (1-0) sólo se pudo celebrar después de que se drenara el agua del empapado césped, algo muy habitual en este Mundial y que en este enfrentamiento estuvo cerca de suspenderlo por la cantidad de agua anegada en el campo. A pesar de ello, se trata de uno de los mejores partidos de la historia con un Maier sobresaliente repeliendo los ataques polacos para luego cambiar las tornas en un segundo tiempo donde Müller certificó el triunfo.
En esta Copa del Mundo es donde las diferencias futbolísticas entre Europa y América son mayores. También donde el apartado táctico y físico se impone de manera definitivamente. Aspectos que se pudieron comprobar en el 0-2 encajado por Uruguay ante Países Bajos de la primera fase, con una presión extrema que hizo daño al equipo uruguayo, haciendo casi imposible que los celestes cruzaran el centro del campo. Y también en el notable triunfo de Polonia contra Argentina, evidenciando el gran momento de forma de Lato, Deyna, Gadocha y el portero Tomaszewski, el cual paró dos penas máximas en este Mundial, récord absoluto de las Copas del Mundo.

La gran final de Múnich: Los ganadores de ambos grupos A y B: la R.F.A. y Holanda disputaban en Múnich para conseguir el título. Por primera vez en la historia, la final no se celebraba en la capital del país anfitrión -Río de Janeiro en 1950 era la capital de Brasil, fue a partir de 1960 cuando pasa a ser oficialmente Brasilia.

Estadio Olímpico de Munich
Estadio Olímpico de Múnich, sede de la final de 1974 entre la R.F.A. y los Países Bajos

El encuentro comenzó con un insultante poderío tulipán, Neeskens a los dos minutos marcaba de penalti tras haber sacado inicialmente Holanda sin que ningún jugador alemán tocara el balón. Posteriormente, Breitner, también de penalti y “torpedo” Müller daban la vuelta al marcador antes del descanso bajo la batuta del "Kaiser" Franz Beckenbauer, dando a la R.F.A. su segundo Mundial.

Müller entraba en la historia de las Copas del Mundo con 14 goles a sus espaldas. A los diez cosechados en México 1970 se añadían los cuatro materializados en esta edición. Un delantero que vivía en el área, que no destacaba por su juego vistoso pero sí por su efectividad y su habitual concurso en los choques claves. Un ariete letal que se coronaba campeón.

Clasificación final:
  1. R.F.A.
  2. Países Bajos
  3. Polonia
  4. Brasil

lunes, 16 de mayo de 2011

St. Pauli: El barrio rojo de Hamburgo se viste de marrón

De todos los equipos de fútbol que juegan en Alemania, por su singularidad destaca uno: el Sankt Pauli. Este club polideportivo nació el 15 de mayo de 1910, en la ciudad de Hamburgo, dentro de una barriada caracterizada por tener una gran población inmigrante, numerosos locales de ocio y por ser el barrio rojo de la ciudad hanseática.

St. Pauli, un fenómeno de masas
Fue a partir de los años 80 cuando la institución se situó en las inmediaciones del muelle de Hamburgo, donde los habitantes comenzaron a identificarse con el club, convirtiéndose en seguidores. Según algunas encuestas son la segunda hinchada mayoritaria en el país teutón, que se caracterizaban por tener tendencias antifascistas, un rechazo a la xenofobia y el apoyo a la libertad sexual.

Todo ello los hace poseer una gran masa femenina en sus gradas, siempre pobladas, donde es enarbolada la bandera pirata, símbolo oficioso del St. Pauli, recogido del movimiento “okupa”, propio de una ciudad portuaria que ve venir y llegar a personas buscando la suerte que le ha sido esquiva en otras ciudades. Es en este decenio ochentero cuando comienza el culto en todo el mundo por este equipo tan peculiar.

Sankt Pauli Fans

Un club singular con grandes amistades en España
La singularidad del club no sólo viene por parte de sus aficionados: el presidente, Corny Littmann, es homosexual confeso y los condones son lanzados como confetis a la salida del equipo al terreno de juego, preservativos ofrecidos por uno de los patrocinadores; Orion, una empresa dedicada a los artículos eróticos.

Por su idiosincrasia el modesto equipo hamburgués tiene una nutrida legión de seguidores a lo largo del planeta. El colectivo de fans más importante fuera de Alemania está asentado en Valladolid (España): la peña el Grano.

Existe buena relación con aquellos clubes cuyos ultras profesan similares ideologías políticas como el Rayo Vallecano de Madrid, con el que coincide en la identificación del barrio con la institución, el Athletic Club de Bilbao o el Livorno, el equipo comunista de Italia, pero con los que hay un vínculo especial es con el Celtic de Glasgow con el que existe un hermanamiento. Por la singularidad de su equipación, marrón y blanco, y dada la escasa frecuencia de ese tono en el mundo del fútbol, comparten amistad y color con el equipo argentino Club Atlético Platense.
Como decía el lema del centenario del club, celebrado hace un año, “nuestro mundo es de color marrón y blanco”.
 
Sankt Pauli Against Racism

Los rivales del club marrón
También son numerosos los rivales del St. Pauli, entre los que destacan los vecinos del HSV Hamburgo y el Hansa Rostock, cuyas hinchadas son de ideología neonazi.

Al equipo grande de Alemania, el Bayern, se tiene un gran respeto por el partido amistoso que jugó el club bávaro frente al St. Pauli, con el fin de recoger fondos y así evitar la desaparición del equipo hamburgués en el 2002, como ya estuvo a punto de ocurrir con la bancarrota que se produjo en 1979.

La música camina junto al equipo
La música tiene una estrecha relación con el equipo de los piratas, no sólo a la hora de saltar los equipos al terreno de juego, momento en el que suena el Hell Bells de AC/DC o porque el Song 2 de Blur sea sinónimo de gol local.

Debido a las tendencias ideológicas de la masa social del St. Pauli, muchas bandas de punk-rock han mostrado su simpatía por el equipo: como los grupos alemanes Die Ärzte y Die Toten Hosen, así como la banda de rock alternativo Guano Apes. Pero este amor por el club ha traspasado las fronteras alemanas, teniendo como sus seguidores más famosos al británico Andrew Eldritch, fundador de la banda gótica The Sisters Of Mercy. Otras dos formaciones muy unidas al club, llegando a jugar partidos benéficos a favor del St. Pauli, son el grupo norteamericano de punk-rock Bad Religion y los noruegos Turbonegro, autores de uno de los himnos de la institución.

Millerntor

Fidelidad a unos ideales y colores
El marcador no es electrónico, dando un toque de romanticismo al estadio de Millerntor que tuvo un paréntesis de cambio de nombre, en la década de los 70 y 80, por el de un antiguo presidente, Wilhelm Koch, cuyo pasado nazi condicionó la posterior retirada de tal denominación a petición de los seguidores, pasando a ser conocido de nuevo como Millerntor.

Esta temporada el St. Pauli ha terminado último en su vuelta a la Bundesliga, fundada en 1963, a la que llegó por primera vez en 1977, por lo que volverá a pisar el segundo escalón del fútbol teutón, apoyado por su internacional y variopinta afición que nunca deja sola al equipo, llenando el estadio incluso en tercera división.

martes, 10 de mayo de 2011

La maldición de Guttmann sobre las águilas del Benfica

La UEFA League de esta temporada 2010-2011 se ha convertido en la fase de semifinales, en la Copa Ibérica, los cuatro supervivientes de la competición han sido un conjunto español, Villarreal y tres equipos lusos; Porto, Sporting de Braga y Benfica.

Tras la victoria del Porto sobre el Villarreal, en Portugal se frotaban las manos viendo como el gran clásico del fútbol del país luso pudiera tener un nuevo capítulo en una final europea. Pero el Braga, con ese coqueto estadio que descansa enclavado en las montañas, alargó la condena del histórico Benfica impidiendo un año más llegar a una final para alzarse con un título europeo.

El maleficio de Guttman
La maldición del conjunto lisboeta comenzó en 1962 cuando Bela Guttmann, entrenador húngaro del equipo de las águilas, era cesado en su puesto por pedir un aumento de sueldo. Antes de marcharse pronunció aquella frase premonitoria, como si de un conjuro se tratara “sin mí, el Benfica no ganará un título europeo”.

Por ahora se ha cumplido ese maleficio, en la competición doméstica ha sido diferente, llegando a sumar desde 1962 la friolera de 20 campeonatos, para llegar a un total de 32 Ligas en el palmarés (de ahí las tres estrellas que aparecen encima del escudo y que representan decenas de Ligas) y 24 Copas (13 desde la marcha de Guttman).

Bela Guttman, un trotamundos
La carrera de Guttmann como técnico comenzó en uno de los clubes donde había jugado como futbolista, el Hakoah de Viena, de origen judío, como él. Posteriormente inició un periplo mundial que le llevó por todo el continente consiguiendo innumerables éxitos en los equipos a los que dirigía; Twente, Ujpest, Honved, Milan, Sao Paulo, Porto…Una amplia colección de equipos y un extenso ramillete de ligas y triunfos.

Bela Guttman
Bela Guttmann.
A su llegada al Benfica quiso que el equipo tuviera más presencia en el centro del campo y mayor poder ofensivo, la respuesta fue un jugador mozambiqueño al que había estado siguiendo en las últimas fechas; Eusebio, quién debutó en el mítico partido amistoso de París frente al Santos de Pelé, anotando tres tantos en su estreno como jugador benfiquista frente a los dos goles del astro brasileño. Una tarjeta de presentación que no pasó desapercibida para nadie.

El Benfica conquista Europa
El tándem Guttmann-Eusebio daba sus frutos, la dictadura de títulos de Real Madrid llegaba a su fin con su primera eliminación europea, en un polémico arbitraje en ronda de octavos ante el eterno rival, el F.C. Barcelona.

En la final que enfrentó en Suiza, en aquella edición europea de 1960-61, a culés y benfiquistas, los postes fueron los inesperados protagonistas. En cuatro ocasiones golpearon los culés la madera, provocando en los jugadores magiares que defendían la camiseta azulgrana (Kubala, Kocsis y Czibor) una sensación de hechizo que recaía sobre ellos en Berna, tal y como los había ocurrido a la selección de Hungría en la final de 1954 en ese mismo estadio. Eusebio no pudo jugar aquel partido por problemas burocráticos, acababa de llegar al plantel encarnado. El Benfica relevaba al Real Madrid en el trono continental.

Aquellos postes del estadio Wankdorf Stadium de Berna eran cuadrados y la final sirvió para que los organismos futbolísticos tomaran la decisión de redondear la superficie de los palos con el objetivo de favorecer el número de goles cuando los balones se estrellaran contra la madera.

Benfica campeón

Rey de reyes
En la siguiente temporada, 1961-62, se producía la final más deseada entre el Benfica y el Real Madrid. Los únicos equipos que tenían Copas de Europa en su palmarés se citaban en la final de Amsterdam tras una dura eliminatoria ante el Tottenham y la Juventus respectivamente.

Para aquel partido, Guttmann pudo contar con Eusebio y el entrenador húngaro pudo saldar la cuenta pendiente que tenía con Puskas, con quién había tenido enfrentamientos en su etapa del Honved de Budapest. El Benfica venció 5-3, con 2 goles de Eusebio y hat-trick de Puskas.

El trono continental pasaba al equipo de las águilas. Aquel club, denominado inicialmente como Sport Lisboa, que había tenido graves problemas económicos en sus comienzos y que para saldar aquellas deudas se había fusionado con un club ciclista, Grupo Sport Benfica, motivo por el cual aparece una rueda de bicicleta en su escudo, se había convertido de la mano de Guttmann en la institución más laureada de Portugal y en los reyes de Europa. Era el Glorioso Benfica.

escudo Benfica

El inicio del declive continental 
Pero entonces llegó su destitución y su maldición, que se hizo patente al año siguiente: el Benfica llegaba por tercera vez consecutiva a una final europea, el Milan era el rival, dando por iniciada una serie de fatídicas finales con similar resultado, los benfiquistas quedaban subcampeones del continente bajo la sombra de Guttmann. Hasta en cinco ocasiones las águilas observaron cómo el adversario se alzaba con el trofeo -1963, 1965, 1968, 1988 y 1990-.

Plantilla Benfica

Tampoco la segunda competición europea se salvaba de la superstición, la antigua UEFA, llamando a la puerta de la gloria en la temporada 1982-83, donde cayeron en la final a doble partido frente al Anderlecht belga.

A lo que se podría sumar la enorme oportunidad perdida este año en la Europa League, cediendo en semifinales ante un equipo históricamente inferior al que conocían de memoria; el Sporting de Braga, y que ya habían vencido en el partido de ida disputado en Lisboa.

El cuerpo sin vida de Bela Guttmann yace en Viena desde 1981, donde jugadores -incluyendo al mítico Eusebio-, seguidores y mandatarios portugueses han dejado flores y plegarias para romper el maleficio que sigue vigente hoy en día.

Nota posterior:
El 15 de mayo de 2013 se sumó el penúltimo capítulo más a la maldición. Fue en Ámsterdam, la misma ciudad en la que el técnico húngaro les había convertido por última vez en campeones. Un encuentro que concluyó de una manera cruel. El Chelsea se alzaba con la Europa League merced a un cabezazo de Ivanovic en el 93' (2-1), significando la séptima final continental perdida por los encarnados desde que Guttmann condenara al Benfica.

Apenas una temporada después y con Eusebio fallecido, el Benfica llegaba a otra final, esta vez en Turín, con el Sevilla como rival. Ni siquiera la estatua de Guttmann que se había descubierto en Da Luz pudo librar a los encarnados de el sortilegio, que cumplía su octava final perdida, tras una tanda de penaltis frente a los hispalenses. 

viernes, 6 de mayo de 2011

Escudos y colores de la Liga: Levante U.D.

Fundación: 1909
Número de socios: 14.000
Estadio: Ciutat de València
Terreno de Juego: 107 x 68 metros
Capacidad: 25.300 espectadores
Número de peñas: 45
Marca: Luanvi
Colores: Rayas azules y granas.

Títulos nacionales: 
Copa de la España libre: 1

Fundado en 1909, el mismo año que la Federación Valenciana de Fútbol, es el equipo más antiguo de la ciudad de Valencia y el decano de la comunidad Valenciana, si bien en este punto existe una disputa con el Burjassot, fundado en 1913, argumentando que el Levante debería ser considerado como institución desde 1939, año de la fusión, por lo que pasaría el equipo burjasotense como el pionero del balompié valenciano.

El Gimnástico y el Levante
En sus orígenes el Levante F.C. vestía a rayas albinegras (hoy en día su segunda equipación) y tomó el nombre del viento de Levante que sopla del Este hacia la playa, donde se encontraba el campo de juego.

Tras la guerra civil, el F.C. Levante se encontró con su estadio del Grao destruido, mientras que otro club de la ciudad, el Gimnástico, que tenía como indumentaria la elástica azulgrana, estaba sin jugadores pero con estadio.

El Gimnástico durante la década de los años 20 guardó una fuerte rivalidad con el Valencia C.F., como en el derbi de 1926 en cual el gobernador civil intervino amenazando con multar a ambos equipos si se producían altercados entre los jugadores. El Gimnástico era la versión romántica de gusto por la cantera del fútbol valenciano frente al nuevo equipo creado para representar a la ciudad, el Valencia. 

La fusión de ambos equipos
En 1939 se fusionaban el Levante y el Gimnástico, cogiendo como nombre U.D.L.G. y tomando del Gimnástico el apodo de granotas (que significa ranas en castellano), debido a que jugaban los partidos cerca del viejo cauce del Turia y donde era común encontrarse con dichos anfibios.
En un principio el nuevo equipo creado vistió a rayas rojiblancas, tomando el blanco del Levante y el rojo del Gimnástico. Es poco después, en la campaña 1942/43 cuando el club pasa a denominarse como Levante U.D., escogiendo como colores la camiseta azulgrana del Gimnástico.

Granotas Levante José María Aroca

La rana ('granota'), símbolo del club
La rana es uno de los símbolos del club, siendo habitual que uno de sus socios, José María Aroca, lleve multitud de peluches con forma de rana a modo de amuleto al estadio. En la campaña 1999-2000, coincidiendo en el 90 aniversario de la institución, se modernizó el aspecto de la mascota.
granotas rana Levante
Escudo: El murciélago que corona el distintivo granota es debido a que Jaime I, rey de Valencia en el siglo XIII, estaba acampado fuera de la muralla de la ciudad de Valencia, a la cual habían sitiado para arrebatársela a los musulmanes.

En la parte alta de la tienda de campaña donde se encontraba el monarca anidó un murciélago como si quisiera coronarla y augurar la victoria de Jaime I. Por lo que el rey ordenó que no le asustasen. Una noche que el ejército cristiano dormía, se oyó cerca de la tienda real un extraño golpear de tambor. Un soldado le despertó, alertándolo. Entonces se dieron cuenta que estaban siendo atacados, después de la lucha, Jaime I quiso premiar a aquel que había alertado a las tropas, para descubrir que fue el aleteo del animal.

Como homenaje el soberano mandó colocar un murciélago en la parte más alta del escudo de la ciudad, por encima incluso de la corona. Símbolo que se repite en muchas instituciones valencianas, entre ellas el equipo de fútbol del Levante.
escudo del Levante
El estadio Ciutat de València, donde juega el cuadro levantino desde 1969, tiene la particularidad de ser el primer campo de España que ha visto disputar partidos de las cuatro primeras categorías del fútbol nacional; Primera, Segunda, Segunda B y tercera división.

El único título nacional
Otra singularidad del Levante es la de que tuvo que esperar hasta el 2007 para que, al menos por parte del Congreso de los Diputados, se reconociera el título de Copa de la España libre o Trofeo Presidente de la República, como también se le conoce, que tiene en sus vitrinas el club granota, aunque la RFEF en 2009 lo rechazó como trofeo oficial de Copa Española al considerarlo como un torneo amistoso que surgió como idea del Valencia C.F.

Dicho torneo se disputó en 1937 durante la Guerra Civil en la zona republicana, entre equipos valencianos y catalanes, con el triunfo del equipo levantinista sobre el Valencia en la final celebrada en Barcelona en el estadio de Sarriá, antiguo emplazamiento del R.C.D. Español.
No existía otro campeón nacional de copa esa temporada en España, dado que la competición estatal volvió en 1939 como Copa del Generalísimo, con victoria del Sevilla, pero sin la presencia en la edición de conjuntos catalanes, vascos, murcianos ni de Baleares. Este título sí que está reconocido por la Federación como campeón de Copa para el cuadro hispalense.

Afición: Los ultras levantinos guardan una gran relación con los VAK-P del Twente, sorprendente amistad dado que el Levante no ha jugado nunca ninguna competición europea, que se traduce en visitas mutuas de sus miembros, en el partido disputado esta temporada en Villarreal frente al conjunto holandés, los hinchas más radicales del Twente tuvieron el apoyo de sus homónimos levantinistas.

miércoles, 4 de mayo de 2011

La desaparición del maníaco predicador de la calle

En mitad de las batallas que estaban manteniendo varias bandas inglesas, en especial Oasis, Blur, y en menor medida Pulp y Suede, por un supuesto trono en el reinado del pop-rock británico, enfrentamientos muchas veces instigado por la prensa y otras veces alimentados por las declaraciones de los miembros de dichos grupos, existía otra formación que había surgido a mediados de los 80 de nombre muy rebuscado y largo: Manic Street Preachers (Maníacos predicadores callejeros).

A diferencia de las otras cuatro bandas mencionadas, los Manics son de una pequeña población minera de Gales, alejados de la gran metrópoli y más cercanos a los problemas mundanos de la gente, lo que hace que sus letras tengan un carácter político, rebelde y contestatario.

El prometedor debut
La parte lírica correspondía al guitarrista Richey James Edwards. La banda estaba formada en sus inicios, en 1986, por James Dean Bradfield (guitarra y voz), Sean Moore, primo de James (batería) y Nicky Wire, hermano del poeta Patrick Jones, como bajista. La función de Edwards eran las letras y el diseño de las portadas, en el escenario la idea era que simulara participar musicalmente.
La relación con la prensa era una historia de amor-odio, que tan pronto estaba escandalizada como enganchada ante el potencial que mostraba el grupo. En 1992, por fin salía a la luz el primer álbum, 'Generation Terrorists'.

Generation Terrorists

El debut de los Manics era prometedor, fresco y extenso. Como si estos galeses tuvieran muchas cosas que contar y poco espacio para desarrollarlo, con 18 temas conquistaron Gran Bretaña y calaron mucho en el público japonés donde se grabó el mejor tema del álbum y uno de los más alabados de toda su discografía, la genial e hipnótica Motorcycle Emptiness con uno de los riffs de guitarras más elaborados y mágicos que se habían compuesto en el rock alternativo del Reino Unido en las últimas décadas.


También destacaban la sensual y rítmica Little Baby Nothing, con la increíble y sorprendente voz de la actriz porno Tracy Lords, en una canción reivindicativa de la mujer. El único ‘pero’ fue la nula aceptación del disco en los Estados Unidos, donde el grunge estaba en pleno apogeo, no dejando hueco para un rock tan melódico y politizado.

La marcha de Edwards
El camino de los Manics había comenzado y las siguientes paradas fueron el 'Gold Against The Soul' (1993) y el 'Holy Bible' (1994). La capacidad creativa de los galeses parecía infinita pero a cada paso se notaba más la tristeza, debilidad y el nihilismo de Edwards que recaía constantemente, como un enfermo crónico al que le hubieran puesto fecha de caducidad.

El 1 de febrero de 1995 Edwards dejaba una nota en el hotel y su coche abandonado cerca del puente Severn, lugar habitual de suicidios, donde nunca se encontró su cuerpo. La banda se quedaba huérfana de su portavoz y pensador, por lo que se plantearon dejar la actividad musical, pero con el beneplácito de la familia de Edwards siguieron con un nuevo exitoso álbum: 'Everything Must Go' (1996), título revelador como homenaje póstumo, todo continuaba a pesar del dolor, y los éxitos seguían sumándose con singles como “A Design For Life” y “Everything Must Go”.

El éxito de los 'Manics' llega a España
La fama y el reconocimiento mundial llegaría con 'This Is My Truth Tell Me Yours' (1998), con un rock más digerible y apto a todos los paladares. En España triunfaron gracias a una campaña del periódico Diario 16 que intencionadamente o no, usó el tema If You Tolerate This Then Your Children Will Be Next como cabecera en su promoción, cuya letra habla de la Guerra Civil Española desde el punto de vista del bando republicano.

Antena 3 y otras cadenas de T.V. cayeron contagiados por la fiebre galesa, comenzando a utilizar temas de los MSP como melodía de sus cortinillas y anuncios, cortes como Tsunami o la fantástica balada The Everlasting se hacían familiares para los oídos de los telespectadores españoles.

Un grupo con gran carga política
La política abanderaba a los galeses, que tuvieron como premio ser la primera banda de occidente que tocara en Cuba (2001), en presencia de Fidel Castro, en el teatro Kart Marx. Esta decisión y la de haber dedicado una canción a Paul Robeson, artista polifacético al que le fue denegado injustamente en la década de los 50 viajar al extranjero por haber criticado el trato que recibía la población afroamericana en los EE.UU, hizo que el mercado norteamericano mirara con recelo cualquier disco de los galeses, lo que ha impedido su éxito en la “tierra de las oportunidades”.

La nueva era, el siglo XXI
La discografía y los fans seguían creciendo, 'Know Your Enemy' (2001), 'Lifeblood' (2004), 'Send Away The Tigres' (2007) se sumaban a la dilatada colección de discos del combo galés que no olvidaba a su histórico cuarto miembro.

En el año 2009, se publicaba 'Journal For Plague Lovers', coincidiendo con el 15 aniversario de la desaparición de Edwards (noviembre de 2008) y momento a partir del cual, según la ley británica, pasaba a ser considerado oficialmente muerto. Todas las letras del disco estaban escritas por el fallecido compositor. Lo que podría parecer una actitud ventajista para promocionar a un grupo que se encontraba en sus horas más bajas, terminó por ser un disco lleno de rabia y dulzura a partes iguales, de melancolía y sosiego, como queda representado en el vídeoclip del corte This Joke Sport Severed interpretado de manera soberbia por la actriz turca Melisa Dogu.


El disco suponía el retorno de la banda a los rebeldes orígenes musicales de la mano de Edwards, quien parece haber iluminado el camino de los Manics allá donde se encuentre.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...