lunes, 27 de abril de 2015

¡Subcampeón en el concurso de blogs de 20 Minutos!

¡Conseguido! El blog 'Memorias de una cinta VHS' no solo ha quedado entre los cinco primeros puestos de la clasificación de Deportes en la novena edición del concurso de blogs que organizaba '20 Minutos', como era el objetivo que me había propuesto, sino que he conseguido, nada más y nada menos que el segundo puesto. Todo un logro, ya que participaban otros 266 blogs.

Un éxito que se multiplica con los datos sumados en la clasificación general, la que engloba a las veinte categorías, cuando he visto que he alcanzado el lugar 39º, de las 7.221 bitácoras inscritas. ¡Tremendo!

20 Minutos, concurso blogs

A la cuarta fue la vencida
El mayor logro del blog en el concurso ha venido al cuarto intento:
  • 11º puesto en el concurso de blogs de 20 minutos. Categoría: deportes. Año 2012
  • 20º puesto en el concurso de blogs de 20 minutos. Categoría: deportes. Año 2013
  • 14º puesto en el concurso de blogs de 20 minutos. Categoría: deportes. Año 2014
  • 2º puesto en el concurso de blogs de 20 minutos. Categoría: deportes. Año 2015
votaciones concurso blogs

¡Gracias a todos!
Quería aprovechar esta entrada para agradeceros vuestro voto y haberos tomado la molestia de votarme. El proceso de registro en la web de '20 Minutos' no es sencillo y sé que a algunos os ha llevado tiempo daros de alta, con lo valioso que es hoy en día.

Siempre es reconfortante saber que la gente que aprecias responde: familia, amigos, ex colegas de trabajo y los actuales compañeros han sido los grandes responsables del gran empujón que ha recibido en esta ocasión el blog en la tabla.

También aprovecho para dar la bienvenida a los 'bloggers' que me han conocido de estos meses de deliberación y que se han convertido en nuevos lectores, del mismo modo que yo me he vuelto asiduo de sus sitios.

Los viejos amigos del concurso
Uno de los principales atractivos de este concurso es poder conocer a otros blogs e interactuar con sus creadores, tanto a través de las redes sociales, por los comentarios que dejas en sus entradas, como en colaboraciones esporádicas en sus blogs. A lo largo de estas cuatro ediciones que he participado, he descubierto muy buenos sitios y excelentes personas, complicando la decisión a la hora de votar.

Como muchos sabéis, cada usuario tiene derecho a elegir 20 candidatos, uno por categoría. Estos han sido mis 20 elegidos:


La pena es no haber dispuesto de más votos con los que premiar a otros blogs amigos, los cuales coinciden en la misma categoría con algunos de los que ya elegí. Menos mal que he podido compensarlos a través de mi hermana o de algunos amigos. Y es que el listado de buenos blogs y grandes blogueros va creciendo cada año.

Enhorabuena a los ganadores
El siguiente objetivo que me he propuesto para 'Memorias de una cinta VHS' no es el de ganar en Deportes por elección popular, un techo que me parece inalcanzable, sino pulir detalles, en cuanto a continente y contenido, para ser considerado en el futuro por el jurado como uno de los tres candidatos por categoría a conseguir la estatuilla. Un reto que me planteo para 2016, aunque el tiempo no me acompañe para llevar estos propósitos.

Para terminar, quisiera dar la enhorabuena a los 20 ganadores. En especial, a tres de ellos -Pit Lane F1, Merluzeando y Musicae Memorandum-, espacios que sigo habitualmente y a los que considero casi hermanos de 'Memorias de una cinta VHS'. ¡Felicidades!

lunes, 13 de abril de 2015

Jeffrey Astle, el último rey del West Bromwich Albion

El homenaje a jugadores fallecidos es habitual en el fútbol español. En su memoria se suele dedicar el nombre de una instalación deportiva del club -casos de Di Stéfano en el Real Madrid o Tito Vilanova en el Barcelona-, uno de los accesos al estadio -como Wilfred en la puerta 1 del Estadio de Vallecas o Dani Jarque en el acceso 21 del feudo del Espanyol- o un minuto del partido que coincida con el dorsal que llevaba.

El recuerdo a Juan Gómez Juanito -Real Madrid, minuto 7-, Luis Aragonés -Atlético, minuto 8-, Antonio Puerta -Sevilla, minuto 16-, Dani Jarque -Espanyol, minuto 21- y Miki Roqué -Real Betis, minuto 26- perpetúan en la Liga la memoria de leyendas, casos de Juanito y Aragonés, o de jugadores de club con un enorme presente y un futuro prometedor que se vio truncado.

Este bonito gesto que se repite en cada partido de estos estadios también se produce, de un modo similar, en el campo del West Bromwich Albion. Un equipo inglés que también perdió a uno de sus referentes en el campo. Un ídolo que se dejó la vida por su club en cada cabezazo.

West Bromwich Albion
El WBA es un club centenario, surgido en 1878 en la ciudad de West Bromwich, que participó en la primera edición del fútbol inglés, la celebrada en 1888, y que supuso el inicio de la competición al más alto nivel.

WBA, West Bromwich Albion

Los cuatro grandes de las Midlands Occidentales
Su cercanía con Birmingham, y particularmente con Wolverhampton, le proporcionan un clásico especial con los Wolves, es el llamado Black Country -debe su nombre a la zona de las Midlands Occidentales-, considerado por muchos especialistas como la rivalidad más intensa del fútbol de Gran Bretaña, y también una de las más desconocidas.

Albion vs Wolves

La proximidad con Birmingham convierte también en derbis los duelos contra Aston Villa, cargado de gran intensidad, y Birminghan City. No en vano, la distancia en carretera entre The Hawthorns -estadio del Albion- y Villa Park -feudo de los 'villanos' es de apenas 8 kilómetros.

Los cuatro equipos más importantes de la zona -West Bromwich Albion, Wolverhampton, Aston Villa y Birminghan City- forman el denominado 'West Midlands' Big Four'. Es decir, los cuatro grandes de las Midlands Occidentales.

Jeffrey Astle, WBA, West Bromwich Albion

El rey Jeffrey Astle
La carrera profesional de Jeff Astle transcurrió por siete clubes, pero fue su estancia en el Albion la que terminó por coronarle como un delantero letal. Los 30 goles anotados en 5 temporadas en el Notts County se multiplicaron con el WBA hasta alcanzar las 174 dianas en 361 encuentros, desde 1964 al 1974, para ser el quinto máximo artillero del club.

Jeffrey Astle, WBA, West Bromwich Albion

Estas cifras, su carisma y la eficacia a la hora de perforar la meta rival, principalmente a través de remates de cabeza, le valieron el sobrenombre del Rey. Un calificativo que no se tradujo con la camiseta de los 'Tres Leones', ya que con la selección de Inglaterra no anotó ningún gol en los cinco partidos disputados, y además, todavía es recordado por el error cometido ante Brasil en el Mundial de México de 1970, en la derrota por 1-0, en la cita donde Gordon Banks realizó la parada del siglo ante Pelé.

Una muerte prematura
Astle falleció el 19 de enero de 2002 en Burton-upon-Trent, con apenas 59 años de edad. Su prematura muerte fue debida a una enfermedad cerebral degenerativa que se había hecho presente apenas cinco años antes.

El forense sentenció que la causa principal de este deterioro, catalogada como una encefalopatía traumática crónica, se habría producido por la cantidad de golpes que su cabeza soportó al impactar sobre viejos balones de cuero que al aumentar su peso y presión bajo la lluvia y barro acrecentaban su daño, como si se tratara de un boxeador recibiendo golpes.

Innumerables testarazos hechos con la camiseta del Albion, entidad que no ha olvidado a su legendario delantero por haberse dejado la vida por el equipo.

Jeffrey Astle heading, WBA, West Bromwich Albion
Imagen que demuestra el impacto del balón en la cabeza de Astle
Homenajes póstumos
Actualmente, una de las puertas del estadio The Hawthorns lleva el nombre y la imagen de Jeff Astle. No es el único homenaje que ha recibido desde entonces. El tranvía número 9, como su dorsal, del metro ligero de las Midland, que transcurre entre Wolverhampton y Birmingham, pasando por West Bromwich, también ha sido bautizado como Jeff Astle.

Puerta dedicada a Jeff Astle en los aledaños del estadio del West Bromwich Albion
Su familia más allegada, principalmente viuda e hijas, lanzaron una campaña para concienciar a las organizaciones del fútbol, como la Football Asotiation (F.A.) -la cual ya ha pedido perdón tras un largo periodo de silencio-, de los problemas físicos que han supuesto, y suponen, cuando se cabecea un balón de manera continuada durante un largo periodo de tiempo, como hizo Jeff Astle durante tantas temporadas para su querido WBA. Un club que nunca deja de honrarle.


 ¡Justicia para Jeff! 

viernes, 27 de marzo de 2015

Ribeiro perpetúa el hechizo de Moonspell con Madrid

El fado ha sido siempre la música con la que se ha asociado internacionalmente a Portugal. Considerada tradicionalmente como la música del alma, la melancolía y tristeza que desprenden sus cantos coinciden con los sentimientos que desgrana Moonspell, el mejor exponente rock de nuestros vecinos en la Península.

Moonspell, logo

Moonspell, el hermano luso de Paradise Lost
Tres grupos británicos, Anathema, My Dying Bride y Paradise Lost, son considerados los responsables de fundir en la década de los 90 el metal, el rock más pesado, con el estilo gótico -nacido en Gran Bretaña a finales de los 70 merced a formaciones como Bauhaus, Joy Division y Siouxsie And The Banshees-.

La terna formada por Anathema, My Dying Bride y Paradise Lost inspiraron a multitud de formaciones a lo largo del planeta, entre ellos a unos jóvenes lusos que aspiraban en 1990 a sacar cuanto antes la cabeza del caparazón en la dura industria musical.

El lisboeta Fernando Ribeiro se convirtió en la voz y el faro con el que guiar a los recién nacidos Moonspell en un proyecto con pasado en el black metal y un prometedor futuro debido a la calidad de las letras, producto del alma de poeta que conserva su cantante, y la variedad de sus sonidos, manejándose entre el doom y el gótico, manteniendo una senda musical muy parecida a la realizada por Paradise Lost.

De hecho, Moonspell se ha convertido con el paso de los años en los perfectos discípulos de Paradise Lost. Ambos han apostado por un estilo personal alejado de las directrices comerciales, aumentando y disminuyendo la dureza de sus obras, unas veces por capricho, otras veces por experimentación y creatividad.

Si lo habitual en la vida de un grupo es mantener un estilo constante o ir suavizando tu oferta disco tras disco, tanto Paradise Lost como Moonspell han optado por alternar sus apuestas más heavys con las más accesibles, casos del disco 'Host' (1999) en los ingleses y 'Sin Pecado' (1998) en los portugueses, dos trabajos que bien los podría haber firmado Depeche Mode y que supusieron otro punto de inflexión para el enésimo cambio de tono de sendos grupos.

Ahora ha tocado otro vaivén en la trayectoria de los lusitanos. Moonspell presentaba en Madrid su undécimo disco, 'Extinct (2015)', un retorno a las raíces más clásicas dentro del gótico. 


El cartel de la gira 2015 no podía ser más apropiado. La foto del 'Monumento a los Descubrimientos', situada en el barrio de Belém de la capital portuguesa, servía de anuncio al tour de la formación más internacional de Portugal, en su nueva conquista por el viejo continente.

Septicflesh y Moonspell en la Sala Caracol, 26 de marzo de 2015
La Sala Caracol ha recibido una buena sesión de dos de las mejores formaciones latinas que se pueden encontrar en el panorama del metal extremo.

A la formación madrileña que abrió fuego, de manera muy digna, le siguió un grupo consagrado que ha vuelto a la carretera tras una ruptura que amenazó con fulminar la trayectoria de Septiflesh.

Los griegos ofrecieron un show muy potente donde demostraron que, a pesar de tratarse de una formación de death metal, los cambios de ritmo y la ambientación orquestal contribuyen a darle un tono melódico y accesible a su propuesta musical plagada de riffs pesados y voces guturales.


El lleno era total cuando Moonspell hizo entrada en el escenario de la Caracol. Sin más preámbulos, la colosal figura de Fernando Ribeiro inundó la sala para comenzar desgranando los temas de su último trabajo, los cuales se sitúan de nuevo en su vena más oscura y moderada.

Breathe (Until We Are No More) fue interpretada de forma impecable y deliciosa, anunciando que la noche iba a girar en torno al último trabajo, sin olvidar los grandes éxitos del quinteto lisboeta que asomaron por partida doble justo cuando sonaba la cuarta y quinta canción de la noche, que correspondieron a Opium y Awake!, abanderadas del aclamado álbum 'Irreligious' (1996).

Ribeiro disfrutaba con el resultado que estaba teniendo el show, su mirada le delataba y su tono cercano, dialogando mucho en castellano, y bien, lo confirmaba.

No había pausa. El 'Extinct (2015)' seguía de estreno. Un disco notable cuyo pecado es que se mueve mejor en la intimidad de una habitación o de unos cascos que en la amplitud de un concierto con un público deseoso de participar de la fiesta. Es un trabajo con claras influencias en Sisters Of Mercy y Type O Negative, a base de arreglos orquestales y atmósferas con teclados que invitan a la meditación y ensoñación, antes que a moverse sin remisión en la pista.

Después de esta lógica licencia del combo luso al nuevo CD, donde brilló el tema The Last Of Us -candidato a clásico en próximos repertorios-, comenzó el repaso a los grandes éxitos, especialmente del 'Wolfheart' (1995).

Moonspell, Madrid

La comunión entre Moonspell y la audiencia madrileña era absoluta. Un hechizo que se perpetúa desde los orígenes con esta formación. Mephisto y Vampira invocaron a todas las almas de la Caracol para después unirse en una danza galaico-portuguesa que toma por nombre Ataegina. El perfecto anticipo para Alma Mater, el éxito que abrió las fronteras de Portugal para el grupo, emulando a Vasco Da Gama, y que sonó a despedida, un prematuro adiós que se pospuso para deleitar un imaginado bis.

Ribeiro y compañía no se querían marchar sin dejar de nuevo una profunda huella en sus vecinos. Wolfshade (A Werewolf Masquerade) alteró con su contundencia y dulzura, mezclada con esos camaleónicos cambios de registros en las voces y en la percusión.

El perfecto preámbulo para el éxtasis final y el himno de los himnos, porque Full Moon Madness tiene algo que embriaga, un encanto mágico que te sumerge entre las melodías que dibujan Ricardo Amorim con la guitarra y Pedro Paixao con los teclados. El colofón con el que volver a enamorar a Madrid hasta una nueva cita.

Moonspell es como una mujer irresistiblemente atractiva que da igual que vaya desarreglada o con la mejor de sus galas, despeinada o recién salida de la peluquería, siempre va a provocar la atención allá por donde camine. Como esta noche.

LinkWithin